Hoy me encuentro frente a mi computador, observándome , deseando que algunas cosas no hubiesen pasado en mi vida y otras sí, pensando en el pasado como un aprendizaje que tenía que vivir; viviendo hoy, aquí en el presente, con mucha ansiedad y expectativa por lo que estoy haciendo, pensando más allá de mi horizonte, en ese futuro que tengo visualizado en mi mente, que anhela mi alma y alimenta mi espíritu.

Como Coach e influenciador quiero enseñarte todo para que descubras que sí puedes lograr tus sueños; esos sueños como los que hoy estoy viviendo. Dejando de lado el estilo de vida que mi entorno social me encaminó a vivir, porque era buena y segura según mis padres y familia, porque para eso fui educado en la escuela y porque todos mis amigos, los que me acompañaron durante mi crecimiento natural pensaban así, en pocas palabras, porque eran las condiciones para pertenecer a esa manada.

Hoy despierta el rinoceronte que llevo en mi interior, hoy decidí tomar las riendas de una vida llena de muchos riesgos fuera de esa manada, una vida de me importa lo que pienses yo haré lo que me apasiona, con las emociones como diría un amigo “a flor de piel”  sin temor a lo que piensen en mi alrededor, pasando de ser una persona buena y normal a ser alguien que está cometiendo locuras, que es un tonto y que pronto se estrellará con la realidad.

Tengo muchas ideas, muchos proyectos que quiero realizar y otros que estoy materializando, con un único fin, mejorar las condiciones de la sociedad. Constantemente me encuentro en busca de la disciplina, algo tan preciado y que no se encuentra en cualquier parte, cualquier video, curso, manada o populares libros de autoayuda. La disciplina para mí en estos momentos lo es todo, es la llave que te abre las puertas del éxito, más que el talento, más que las ganas y la motivación, mucho más que la idea, la disciplina es el factor determinante para llegar donde quiero llegar, no es fácil llegar a ser disciplinado, pero tampoco es inalcanzable, la práctica constante me está llevando a alcanzarla. 

No quiero lamentarme, pero, ojala tuviese diez años menos… pfff ¡que vá!!! lo vivido, vivido fue, no puedo lamentarme por algo que no se repetirá, con el fin de ¿Qué? ¿Para cambiar mi modo de pensar, mi manera de actuar? mentiras, sabemos que eso no volverá, por eso, hoy tengo que aprender del pasado, de ese pasado que por mal o bien me mantiene hoy aquí, en este presente fuerte y con la firme decisión de entregar todo de mí para ser el mejor.

Por eso estoy aquí, acompañado de mi música en cada palabra que escribo, es una de mis fuentes de inspiración, con grandes personas interpretando dulcemente las melodías que me llenan de energía para seguir avanzando, pues a pesar que no toco actualmente ningún instrumento, la música es una de mis grandes pasiones; la música ha sido un gran motor y acompañante de mis emociones en todos los momentos de mi vida, desde la felicidad, hasta la tristeza; Dios nos bendijo con tan maravillosa creación; escuchar a Constantino Carrara interpretar el piano clásico y Daniel Jang con su magnífico violín los covers de éxitos musicales de todas las épocas es inspirador, o qué tal unos ochenteros bien cargados de dopamina para manténerme en estado PLAY” tal como los comerciales de una popular consola de videojuegos.

Quiero que sepas mi estimado lector que he sido un gran procrastinador, de esos que si me comparas con el anime “dragon ball” estuviera en nivel super sayayin fase dios, pero un día, tomé la sabia decisión de dejar de vivir así, de esforzarme por cada cosa que quiero en la vida, por cada cosa que quiero que me pertenezca sin que otro me la de. Desde ese entonces, estoy trabajando arduamente en mi ser.

Por ello, quiero que me acompañes en este camino que he emprendido a viva voz, es el primer blog de tantos que vamos a compartir; cada semana compartiré artículos llenos de contenido maravilloso, tanto de experiencias personales como de herramientas  de desarrollo personal, conmigo aprenderás sobre liderazgo, disciplina, amor y espiritualidad, equidad y principalmente a definir tus objetivos de vida, por los cuales luchamos cada día, por los cuales nos esforzamos en conseguir incansablemente.

Espero seguir viendote por aquí, suscribete a mi página, y nos vemos en una próxima ocasión.