Cuando empiezas a ordenar tus alrededores, tu entorno, tu mente comienza a entrar en un estado de paz, de descanso y mágicamente damos inicio a nuestro proceso creativo, la mente se pone el overol industrial y así como tu entorno se ordenó, ordena tus pensamientos y emociones.

Poner las cosas en orden , cada cosa en su sitio (definido por ti) nos llena de felicidad y nos paja (mentira), el orden da mucha tranquilidad y ver que todo está en un lugar específico, nos elimina del horizonte emocional el desespero e inquietud por ver en qué lugar va cada cosa.

¿Cuándo es el momento de ordenar? esta es la cuestión. Debes ordenar cuando hay muchos elementos y pierdes tiempo para encontrarlos, cuando llegas a un sitio y la primera impresión al hacer contacto visual es tristeza, desespero, incomodidad y esta no puede faltar, cuando recibes una visita inesperada y no sabes dónde ubicarla por el desorden que tienes y la excusa «ves esto así porque estoy arreglando…» y por último ¿Te ha pasado que sales a comprar algo porque lo necesitas y cuando vuelves te das cuenta que ya lo tenias? bueno, ese es un gran síntoma de que hay que ordenar.

La tarea de organizar y ordenar puede resultar latosa y pesada al comienzo, pero esa es una parte que debes pasar para llegar a la gloria del orden, sólo así podrás garantizarte ahorros futuros, como dicen por ahí «Todo inicio requiere su máximo esfuerzo». Por eso hay que meterle vitamina D, P y FV: Determinación, Perseverancia y Fuerza de Voluntad, ojo, pero sin exceso para no caer en comportamientos obsesivos.

Estuve indagando y encontré un articulo maravilloso que hablaba del libro «Reorganizarte – El arte de ordenar tu casa y llenar tu vida de felicidad» de Cloti Martinez Peinado, Escritora, Organizadora Profesional y Periodista, donde habla de 5 claves para ordenar efectivamente nuestros espacios, las cuales compartimos a continuación:

  1. COMIENZA DE MENOR A MAYOR: Por una gaveta, puede ser por e l baño, cuarto de aseo, cocina, habitación, oficina, etc. y siéntete realizado por la tarea, disfrutalo, ahora si, puedes pasar al siguiente nivel y así sucesivamente.
  2. UBICA LAS COSAS EN UN LUGAR DE RUTINA: Tus llaves, tus documentos, tus medicinas, crea el hábito y la rutina llegará por añadidura, asegurar todo en un sitio específico evitará que le salgan patas a las cosas.
  3. NO HACE FALTA QUE EL SITIO ESTÉ ATESTADO PARA COMENZAR A ORDENAR: Todo por partes es más sencillo, interviene lugares programados, ponte tiempo específico y no tienes que hacer todo el mismo día, puede ser un día de por medio, haz limpiezas «por encima» no todos los días tienen que ser profundas, eso te generará la tranquilidad de ver las cosas limpias, y te permitirá concentrarte en lo importante.
  4. ELIMINA SI ES NECESARIO: En la vida siempre hay que echar algo fuera de nosotros, y para esto no hay excepción, se hace necesario eliminar, desechar, donar, reconvertir, reciclar, rediseñar, regalar… En esta parte se complica la cuestión, cuando ves la camisa que te compraste cuando fuiste de viaje, pero te das cuenta que lleva un año archivada en tu closet, o los zapatos que no te pegan con nada pero los guardas para cuando te peguen con alguna prenda porque son unos zapatos exclusivos, etc. El truco está en eliminar lo que menos te duela, para que cuando llegues a esas cosas que le tienes aprecio pero que no usas las sepas retirar y abrirle espacio a las cosas nuevas que llegarán.
  5. MIRA TUS ESPACIOS DE OTRA MANERA: ¿Si hubiese otra forma de ordenarlo como sería? Si descubres algo nuevo, ejecutalo, no lo dudes, podrás ver cosas nuevas y recuerda que tu estilo de vida se refleja en tu entorno.

Hey, espero puedas aprovechar estos maravillosos consejos, estamos comenzando el 2019 y con la fiebre de Marie Kondo en Netflix, es un buen momento para hacer la transformación hacia la persona que queremos ser, recuerda, tu eres el resultado de tus decisiones, toma buenas decisiones y tendras buenos resultados, toma malas decisiones y lamentarás las consecuencias.

Si te gustó comentalo y compartelo con alguien que quieras que lo vea. Un abrazo y nos vemos en una próxima.

Carlos A.